El partido de Milei se fractura en el Congreso y abre el primer frente interno en cuatro meses de gobierno

El partido de Milei se fractura en el Congreso y abre el primer frente interno en cuatro meses de gobierno
El partido de Milei se fractura en el Congreso y abre el primer frente interno en cuatro meses de gobierno

El partido del presidente Javier Milei ha expuesto sus primeras fracturas ante el Congreso argentino. Mientras los diputados se preparan para votar la gran ley de derribo del Estado que da impulso al Gobierno y analizan su decreto de liberalización de la economía, La Libertad Avanza (LLA), el partido del presidente, ha apartado estos miércoles a la líder de su Bloque en Diputados, Oscar Zago. Todo comenzó con una reunión presidida por Zago que fue cancelada por orden del presidente de la Cámara y el miércoles a mediodía; y terminó con otra reunión de última hora en la que los representantes del LLA votaron a favor de su secesión. Zago, que según estos jóvenes mantendrá el campamento en Milei, ha recurrido a armar a su grupo con otros diputados libertarios.

El escándalo estalló al mediodía, mientras Zago iniciaba un trámite rutinario en el Congreso: una sesión para designar la presidencia de la comisión encargada de canalizar cualquier intento de jugo político hacia el presidente. Zago contó con la anuencia y el visto bueno de Milei para designar a una diputada del bloque, la periodista Marcela Pagano, como presidenta de la comisión. Pero la votación fue suspendida minutos antes del acuerdo con un inoportuno mensaje del presidente de la Cámara, el libertario Martín Menem. Con los electores reunidos y el quórum enumerado por números, la sesión concluyó con un cabo de todas maneras. “Los actos posteriores al levantamiento formal de la reunión carecen de valez eglamentaria”, advirtió a continuación Menem, quien ignoró el número de Pagano y convocó a otra reunión para la próxima semana.

Zago, un exdiputado del partido del expresidente Mauricio Macri que acudió al Congreso para encabezar el bloque de diputados de Milei, dijo que era necesario continuar con la sesión para no presentar una comisión clave a la oposición. “Martín Menem me llamó un minuto antes de la reunión diciéndome que lo suspenderían porque no se había pactado el número con Pagano”, continuó el legislador este jueves en entrevista radial, y le dijo al presidente de la Cámara: “Milei deseaba que Soy el presidente del bloque y tengo el deseo de que tengamos una alianza con Pro [el partido del expresidente Macri que se ha convertido en el gran aliado de los de Milei en el Congreso], pero se dice que no están interesados ​​en Pro come. Algunas personas se oponen, pero lo expresan como algo predeterminado. Esto va en contra del presidente y nunca quiero ir en contra de él».

Menem, gobernante del expresidente ultraliberal Carlos Menem (1989-1999), mantiene una relación con Zago desde hace meses. Las discusiones comenzaron en medio del choque de la gran ley de desguace del Estado impulsada por Milei, que fue discutida durante todo el invierno austral en sesiones extraordinarias y terminó convocando a las votaciones necesarias a inicios de febrero. En esas circunstancias, Zago fue quien, en medio de una discusión que empezaba a acumular votos en contra de la ley, decidió retirar el proyecto y suspender la votación. Zago afirmó que después de pensar que el proyecto había sido aprobado de manera general y por lo tanto se habían votado apartados específicos, haría una pausa y volvería a la discusión. En realidad, debido a una regulación del Congreso, provocó que todo el proceso se retrasara hasta la línea de salida.

Tras la expulsión de la presidencia del bloque, que eligió al alcalde de la circunscripción de los 40 diputados de Milei, Zago afirmó que armará su propio grupo con los legisladores que retendrán a los diputados. Probablemente no necesitará más que un par y el bloque también responderá al alcalde libertario, pero la división se complica en el partido de Gobierno a medida que se acerca la revancha de sus reformas en el Congreso. Esta semana, el Gobierno envió un nuevo borrador de su ley reembolsable en un intento de generar consenso con la oposición más amigable. Muchos de los 129 escaños por encima del total de 257 no tienen margen para perder fuerza en la negociación que se desarrollará para la próxima semana.

Suscríbete aquí a la newsletter de EL PAÍS América y recibe toda la información clave de la actualidad de la región.