Alba Redondo: “Ser referente de las niñas implica exigencia, pero mucha felicidad” | Fútbol | Deportado

Alba Redondo (Albacete; 27 años) empezó la temporada de la peor forma posible: con una lesión. Tras convertirse en el máximo goleador de La Liga el año anterior y ganar el Mundial con España en Verano, el delantero del Levante se perdió gran parte del arranque del curso por un empate en el tobillo derecho y acabó siendo el tercero primero. Equipo convocado por Montse Tom como seleccionadora. Poco a poco ha ido recuperando su nivel -es el máximo futbolista que más ha marcado en la Liga en las dos últimas jornadas de cara a la final- y su puesto en La Roja, que esta vez llega a Dinamarca (19.00 horas; La1)-. -el rival más fuerte del grupo- en la ciudad de Vejle en un partido clave para evitar acabar la clasificación para Europa. “La lesión fue dura porque venía de un muy buen momento. Llamó al plazo de devolución y no acudió a la selección. Conseguir la forma física en la que ahora era difícil. Cuando me reincorporé al equipo, que duró cinco días, fue un paso adelante y todo sirvió para el doblete”, afirma Redondo en Las Rozas Football City.

La jugadora albaceteña ha vuelto a su mejor versión con más horas de trabajo físico, pero también agradece el apoyo de su club más cotizado. “No me obsesiono con la rutina, tengo lo que me hace feliz en este momento. Si una tarde quiero ir al gimnasio, puedes ir, pero luego, a lo mejor, me gustaría volver a un café, o voy con mis amigos o voy con Cristina. [su novia] un ascensor. Cuido mucho la comida, pero sobre todo hago las cosas que me hacen feliz», explica Redondo, que este verano tiene la ilusión de estar en una ciudad histórica: los primeros Juegos Olímpicos de la selección, para lo que Montse Tomé sostiene que dará una lista de sólo 18 jugadores en julio.

La lesión de esta época no fue el único tablón de anuncios del que se libró durante su carrera. Al inicio del anterior —al final donde se detuvo—, dije el paso de recibir por primera vez además de recibir ayuda psicológica: “No hay vuelta atrás y estás a punto de llegar al punto. Me dije a mí mismo que era necesario porque no podía salvarme. Era mi forma de afrontar las cosas. Siempre he sido negativo, tenía una nube negra dentro de mi cabeza. [Fue] La autonecesidad era mi principal problema. Sí, a veces hoy en día tengo que controlarlo porque soy súper competitivo».

Retomando todos los problemas personales en el terreno de juego y el deporte dejó de ser una válvula de escape. Primero estudio con Juanmi, el profesional del Levante, y luego en contacto con Tamara Arroyo, su psicóloga personal. “Una de las cosas que seguí con ella fue disociar lo personal y lo deportivo. También me influyó mucho, me pareció, que en todo momento me apoyó y me hizo darme cuenta de que era lo mejor. Le di estabilidad, que al final es lo que una persona necesita. Entre él y Tamara seguí mi mejor versión. Mi problema era que no sabía disociar, pero cuando lo aprendí quise hacerlo”, por eso.

Después de seis años, Redondo, que fue titular en todas las eliminatorias del Mundial que ganó España en 2023, conoció en un torneo en Fuentealbilla a Andrés Iniesta, que se convirtió en su ídolo. A los 13 años en televisión interpretó a Vicky Losada en una fiesta de mujeres en Barcelona y conoció a una mujer como referente. “Antes no teníamos tanta visibilidad. Un día de hoy ya sí”, celebra. Es una de las grandes diferencias que ahora tienes a las niñas, a las que desde pequeñas puedes ver en la televisión como jugadoras a las que idolatran ganando la Copa del Mundo, la Champions League o la Liga de las Naciones de la UEFA. “Ser referente para una niña implica una necesidad, pero a veces mucha felicidad. Es una responsabilidad, pero no pesa a nivel negativo. Soy una niña pequeña. Cuando me preguntan les digo a todos que lo disfrutan, que no se pierden la esencia de lo que les hace amar este deporte. Se profesionalizarán con el paso de los años, pero sobre todo no olvidan lo que les da el fútbol, ​​muchas experiencias y vidas y mucha felicidad”, reflexiona.

Alba Redondo, jugadora de la selección española de fútbol, ​​fotografiada en la Ciudad Deportiva de Las Rozas.Santos Burgos

La generación de Alba Redondo, entre la de otros alumnos anteriores, ha roto barra para que los más jóvenes conquisten el Mundial y la UEFA Nations League y obliga a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) a corregir el rasgo marginal que han ejercido durante décadas contra los jugadores. Durante el Mundial, Australia y Nueva Zelanda destacaron la maternidad y la conciliación. Si voy a Ivana Andrés a bañar a su hija, Jara, ya Irene Paredes juega con su hijo, Mateo. “Es que somos mujeres, damos vida. Que Mateo y Jara estaban muy contentos con nuestro Dios. En este sentido, nuestros estados llevan muchos años de vida. Me doy cuenta de que cuando nos encontramos con ella en un amigo en El Sadar [en octubre de 2022] varias bodegas con sus hijas, y comentan que tienen suficiente espacio para estar con ellas. Es normal en la vida de una mujer que además es deportista, por lo que debe esforzarse mucho más en lograr este proceso de la mejor manera posible.»

Durante una semana, Kelly Simmons, directora de fútbol profesional femenino de la federación inglesa, advirtió en un artículo en inglés El guardián que España puede dominar las competiciones durante la próxima década por el nivel de los jugadores actuales y los excesos de las inferiores. “Es que hemos marcado hits muy importantes, como el campeonato del mundo o [la clasificación para] juegos. Su nivel nacional es el Barça en su máxima expresión. Hay muchas señales de cómo está la selección y sabemos que esta generación puede dar muchas alegrías”, afirma Redondo. Tras la lesión lateral del Real Madrid Olga Carmona, volvió a esta plantilla Leila Ouahabi (Manchester City), la defensa que junto a otras 14 compañeras cedería la plantilla en septiembre de 2022 si no se realizaban cambios en el equipo femenino, desde la preparación de las particiones hasta la profesionalidad de todo lo que influyó en el grupo. «Quienes aman a los jugadores que han conseguido grandes éxitos están contentos», añadió. Con todo ello, incluso aquellos futbolistas que hoy no han vestido la camiseta de España -algunos de ellos de primer nivel mundial-, ya que es el mayor galardón pendiente en una selección que en menos de dos meses ostenta una cita histórica en los Juegos Olímpicos de París. .

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_