Brahim retrocede como enemigo donde lo lloro como futbolista | Fútbol | Deportado

Hay un vídeo de la primera vez que Foden y Brahim jugaron en la Liga de Campeones, que te ayuda a comprender el abrazo de más de 20 segundos que viste el martes que pasó después de tu última noche de la Copa de Europa, al final del agotador Real Madrid. Manchester City que les enfrentó (3-3). La grabación se remonta a noviembre de 2017. El inglés tenía 17 años, el español 18 y Pep Guardiola debutó en la Liga de Campeones con el City ante el Feyenoord (1-0). “Una experiencia increíble. Me alegro por Brahim”, completa Foden. “Me alegro por ti”, dice el malagueño, con el pico todavía salado con agua.

Hemos aprendido sobre los porros engorrosos, después de años haciendo todos los porros. Iban en mi escuela, St. Bede’s, una escuela católica en el sur de Manchester; entrenamiento compartido en la academia de la City, donde Brahim, uno de los alcaldes del mes, inició el camino; y tras pasar muchos años jugando en casa del español. Los viejos amigos vuelven de nuevo la mañana siguiente (21.00 horas, Movistar) para rematar los cuartos de Champions en el Etihad, el estadio que contemplaban como la primera gran hornada de la nueva canción cityzen: el chico de Stockport, el extraradio, Hincha del cuna, y la talentosa perla española atrapada cuando era apenas una adolescente, y que se convirtió en una adulta inglesa promedio.

Brahim (Málaga; 24 años) participó en torneos internacionales de canteras que reunían a jugadores de los medios europeos. Liverpool, Chelsea y United intentaron convencer a la familia de que se mudaran a Inglaterra, pero acabaron convenciéndose por el “sabor español” de la nueva City que construyó Ferran Soriano. El salto fue sideral para una familia que no decía “ni papá de inglés”, con cuatro pequeñas más que Brahim. Pero lo vi como una oportunidad para ellos también, ahora bilingües. Y el pequeño no se enfadó: “Fue el primero que dijo: ‘Vamos, quiero ser grande’”, recuerda una fuente consultada por el futbolista.

Los principios eran muy completos para la familia. En Duina, el más pequeño, el que más sufrió el cambio, organizaba una fiesta de cumpleaños en casa cada dos o tres días. Así lo hicieron durante tres meses, hasta que se dieron cuenta de que se había adaptado, cuando le dejaron recibir llamadas del colegio para recuperarlos con antelación.

Para Brahim, con el fútbol, ​​el resultado fue más sencillo, aunque algunas dificultades burocráticas le impidieron participar en los partidos oficiales. Entrenando y compitiendo en torneos y amigos. Conquista desde el principio. “Se habla de Brahim desde que nació”, recuerda Eduardo Álvarez Gil, fisioterapeuta del primer equipo entre 2016 y 2020. “Fue un bombazo cuando marchó a Inglaterra. Sabes que te vas a conseguir sí o sí. En Manchester, en tres minutos de entrenamiento, te digo: esto es lo bueno. Él sostiene un don. Y curra mucho”.

Hoy, con 15 años, Manuel Pellegrini lo invitó a practicar en un entrenamiento con el primer equipo. Iba disparado, siempre bajo el cobijo de su numerosa familia, con la que Iba todas partes. “Vivo en Málaga; estoy en Mánchester”, describe Álvarez Gil.

Recibido el 17 de septiembre de 2016, Guardiola debutó con el primer equipo ante el Swansea en la Copa de la Liga. El siguiente mensaje se incluirá por adelantado. “De aquí no más a mí”, dijo en privado.

Con la vestimenta del primer equipo se encontró con la protección de David Silva, que se topó con un veterano que había empleado demasiada energía para frenar la creatividad de Brahim. Todo entró también con Foden, que solo lo instalé en una silla. Debutaron juntos en la Liga de Campeones, y Guardiola estuvo un minuto en el último partido de la Premier League, aún sin decidirse, en lo que aún quedaba por jugar para conseguir los 100 puntos. Pero era necesario disputar un quinto partido para que los jugadores de La Liga los consideraran.

En realidad el club propuso mudarse al Girona, de la misma propiedad, pero ese no fue el caso de momento. Una vez más, descartó la sugerencia y comenzó a abrazar su idilio con el City. Una vez que el mercado invernal se detuvo para el Real Madrid y desató el peligro, hoy tuvo alguna curva, que tuvo que afrontar una mañana como rival de su amigo Foden, que persistió hasta convertirse en una pieza imprescindible para Guardiola.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_