El Athletic empatiza con el Granada en San Mamés y espera ganar la Champions | Fútbol | Deportado

El Athletic Club desaprovechó otra oportunidad para acercarse a los jugadores de la Liga Campeones, la segunda jornada de una semana en San Mamés, en el encuentro de esta noche ante un Granada que se adaptó al marcador y luego supo entender la tormenta ya con el encontrar una final. Sentó a la pareja nazarita en el minuto 6 con un gol casi olímpico en córner de Gerard Gumbau, que lanzó al director de la portería y tocó en el primer palo a Iñaki Williams para batir a Simón. Igualó Gorka Guruzeta el día 24 tras recibir un saludo de Augusto Batalla en el centro de Nico Williams que había abandonado a Miguel Rubio. A partir de ahí, el choque fue por momentos un asedio rojiblanco muy atropelado y en ocasiones.

1

Unai Simón, Daniel Vivian, Aitor Paredes (Yeray, min. 45), Yuri (Lekue, min. 70), De Marcos, Nico Williams, Ruiz de Galarreta, Unai Gómez, Williams, O. Sancet (Berenguer, min. 62) y Guruzeta (Raúl García, min. 82)

1

Augusto Batalla, Carlos Neva (Theo Corbeanu, min. 91), Bruno Méndez, Miguel Rubio, Miquel, Puertas (Myrto Uzuni, min. 64), Jozwiak (Faitout Maouassa, min. 80), Gumbau, Sergio Ruiz, Gonzalo Villar ( Ricard Sánchez, min. 45) y Lucas Boyé (Douglas Arezo, min. 80)

goles 0-1 minuto. 5: Williams (págs.). 1-1 minuto. 23: Guruzeta.

Árbitro Javier Iglesias Villanueva

Tarjetas amarillas Aitor Paredes (min. 4), De Marcos (min. 26), O. Sancet (min. 37), Puertas (min. 46), Bruno Méndez (min. 66), Valverde (min. 90) y Ander Herrera ( mínimo 94)

Con este 1-1, el Atlético suma dos puntos en los dos partidos seguidos en casa, y dos en los tres seguidos, lo que le pone en peligro de separarse de la Liga de Campeones con el Atlético de Madrid, con un partido menos, pensó. ellos en tres puntos de cara al próximo choque entre ambos en el Metropolitano. En Granada el punto no requiere ninguna posibilidad, ya que sigue a diez puntos de la salvación, aunque al menos anima a seguir saltándose hasta el final del periodo, para lo que le esperan seis jornadas.

De entrada, Valverde cambió el doble pivote del choque ante el Villarreal porque recuperó a Galarreta e hizo que Unai Gómez diera un perfil más ofensivo que Prados en el equipo titular. En Granada, Sandoval, que no aprovechó el principio en el tocado de Uzuni, se vio obligado a cambiar a última hora por Pellistri por indisposición. Puertas subió allí. También en esta obligada variación se comportó mejor el conjunto nazarí, que en el minuto 4 había forzado la tarjeta amarilla a Paredes, tras lo cual tuvo un control muy desviado en la subida del balón, y en el 6 se abrió el marcador. Fue con un gol casi olímpico, un saque de esquina de Gumbau que pegó en la cabeza a Iñaki Williams y cabeceó a la portería de Unai Simón.

La sensación era que todo el mérito era del jugador catalán, ya que Williams no había cambiado el rumbo de un central que parecía haber superado de algún modo la marca internacional. Siguió mejor al Granada antes de que el Athletic se desordenara más de lo habitual, pero Valverde empezó a dominar el partido. Sancet notó un partido mal jugado y Guruzeta igualó el choque en un partido que inició Yuri, siguió lo mismo y Nico también fue protagonista. En el escenario internacional extremo ante Bruno Méndez y cuando tocó el balón, el balón lo jugaron Rubio y Batalla, lo dejó como pudo para no llegar al área de su lado. El balón le cayó a Guruzeta y el goleador le disparó listo de rojo. Se trata del decimosexto puesto que lleva tiempo, el decimosexto de La Liga.

Consiguió marcar de nuevo el delantero del Athletic pasada la hora de media, pero Iganasi Miquel se encontró en la línea del balón con el que había pasado Guruzeta en el tras-batalla recibiendo un gran pase en profundidad de Sancet.

La segunda parte comenzó con la relación de Yuri abandonada en muy buena posición hacia un centro en la estrategia de Unai Gómez. Se intensificó el dominio del Atlético sobre el Granada ya más que en la primera mitad y comenzó una sucesión de jugadores en el área de batalla que, sin embargo, no acabó en goles. Lo más peligroso, una desaparición de Williams de la delantera y la incertidumbre de que el meta argentino se viera como podría estar en el córner. Antes, Yeray había pegado al palo con un disparo lejano y Nico había provocado un córner con un centro que dejó a Rubio casi fuera del portero.

Los cambios, cierta parsimonia nazarí y una durísima entrada de Bruno Méndez a Yuri agriaron tanto el choque que el Athletic revivió una iniciativa que poco a poco iba quedando asediada. Sin demasiados frutos porque los leones han fracasado hasta el momento y no han encontrado una acción definitiva. En el sumo tres saques de esquina forzados por Williams y Berenguer y un mal centro de De Marcos tras buena jugada con Herrera. El peligro iba creciendo en el área visitante e Iñaki fue el que fue una volea que se había cometido en el área pequeña tras dos rechaces y que no se había embarcado entre los tres palos con la puerta muy cercana. La próxima vez en el área de Nico, también sin sanción, Dios pasa el final entre los premios del Atletismo y la base con los árbitros. No más que eso, el choque y el Athletic han perdido las fuerzas en la piel para entrar en la Champions.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.