Hasta Biden se escandaliza: el sudor de Caitlin Clark será el 0,7% del de su equivalente masculino | Baloncesto | Deportado

Caitlin Clark sigue batiendo récords. La estrella del baile universitario femenino fue votada esta luna como la número uno del borrador. La retransmisión contó con 2,4 millones de personas, un 300% más que el objetivo anterior, fijado en 2004. Las Fiebres de Indiana, en su nuevo equipo, tuvieron sus entradas todo el tiempo un mes antes del salto inicial. La jugadora estaba llamada a revolucionar la WNBA, la liga profesional femenina. Su novia levantó una expectación comparable a la que hizo el francés Victor Wembanyama hace un año. Pero mientras Wembanyama tuvo un salario de 12 millones de dólares (11,3 millones de euros) en su primer año, Clark tendrá un salario base de apenas 76.500 dólares. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está escandalizado.

“Las mujeres en el deporte continúan superando nuevos límites y nos inspiran a todos. Pero ahora vemos que, aunque sean las mejores, las mujeres no pagan lo que merecen», explicó Biden este martes desde su cuenta oficial. «Es ahora cuando les damos a nuestras mujeres las mismas oportunidades que tienen nuestros hombres y lo haremos. asegurar que de que las mujeres cobran lo que se merecen”, añadió.

El paquete de negociación colectiva de 350 páginas de la WNBA establece el salario base para los jugadores que se han unido a la liga. Para los cuatro cebadores seleccionados en el borrador, lo mejor de su ascenso, el salario es de 76.535 dólares el primer año; 78.066 dólares el segundo año; 85.873 dólares en el tercer ejercicio y, si el club decide ejercer esta opción, 97.582 dólares en este año. Se rumorea que 338.056 dólares en cuatro temporadas.

A cambio, se estableció la memoria de la liga de fútbol masculina para la temporada 2024-2025, una base de sueldo para los primeros elegidos en la borrador de 10.504.800 dólares, que se eleva a 11 millones en el segundo año y a 11,5 millones en el tercero. Digamos que quien sea elegido cobrará el dolor en dos semanas, lo mismo que Caitlin Clark en cuatro años. El sueldo de la estrella femenina es el 0,7% del de su homólogo masculino.

En la NBA, este salario base puede fluctuar un 20% en ascenso o base dependiendo del jugador en cuestión. En el caso de Wembanyama, los San Antonio Spurs superaron el margen y firmaron un contrato de $55 millones para sus primeras cuatro temporadas, una vez 160 veces la línea de base de Clark.

Lo cierto es que la nueva jugadora de Indiana puede aumentar su castigo si se convierte a la WNBA, porque podría ganar 250.000 dólares adicionales. Con premios de marketing y reconocimiento de su equipo, podría acumular más de 100.000 dólares. Aun así, la diferencia es enorme.

«Estas mujeres merecen mucho más… Recordar por qué se acerca el día», dijo Russell Wilson, el jugador de ataque de los Pittsburgh Steelers, un equipo de la NFL, la liga de fútbol americano. «Esto es escandaloso», escribió la actriz Jamie Lee Curtis en Instagram.

Al trascender el sueldo de Clark, las redes sociales se llenan de mensajes anónimos de indignación y hasta memes que llaman la atención sobre lo absurdo de que alguien genere esta expectativa y conmueva a las masas con un sueldo tan vulgar.

Un mural del artista Kwazar Martin que presenta la imagen de Caitlin Clark en el este de Indianápolis.Michael Conroy (AP)

En el deporte universitario existen reglas para mantener la igualdad entre sexos y en algunos deportes como el fútbol, ​​los jugadores han obtenido la misma remuneración en las selecciones nacionales. En el deporte profesional, sin embargo, cada competición impone sus propias reglas. Clark participa en una liga de 12 equipos con derechos de transmisión que tienen intereses locales y generan sólo 60 millones de dólares al año. La NBA, que se ha transformado en una competición global, tiene 30 equipos y genera más de 2.500 millones de dólares al año en derechos de televisión, además de otros ingredientes para entradas, venta de camisetas, patrocinio y otros productos.

Sin embargo, los argumentos tradicionales sobre el trabajo que generan los deportistas y deportistas se rebelan en el caso de Caitlin Clark. La final del campeonato universitario (NCAA) del 7 de abril batió los récords de audiencia del fútbol femenino. Había una media de 18,9 millones de televisores, con poco más de 24 millones, casi el doble que el año pasado, antes de que se afianzara el fenómeno Caitlin Clark.

No sólo superó los 14,8 millones en la final masculina, sino que fue la fiesta de baloncesto más vista en Estados Unidos de los últimos cinco años, incluso antes de las finales de la NBA (y, por supuesto, de cualquier fiesta de Wembanyama). Se convirtió en el segundo evento deportivo femenino más visto en la historia de Estados Unidos, excluyendo los Juegos Olímpicos.

Según datos de El periodico de Wall Street. El mercado no parece haber funcionado muy bien en este caso.

Obviamente los ingredientes de Clark estarán muy agradecidos por los contratos de publicidad y patrocinio. Las marcas lo rehacen, dada su popularidad, su imagen joven, relajada y alegre. Los beneficios de los contratos: prestar su imagen al minorista State Farm, la marca deportiva Nike, las bebidas Gatorade y los supermercados Hy-Vee, entre otras marcas. Se estima que sus ingredientes recaudan tres millones de dólares anuales.

Camisas conmemorativas de la tarjeta Indiana Fever Caitlin Clark en un día de Indianápolis.Michael Conroy (AP)

En Indiana ha destruido la fibra de venta de insumos y camisetas, pero también tiene ilusiones entre los comerciantes. «El impacto de Caitlin Clark como jugadora casi totalmente segura de la Fiebre de Indiana tendrá un efecto dominante en las negociaciones del centro y en los patios de recreo de nuestros vecindarios», explicó el alcalde de Indianápolis, Joe Hogsett. borrador de las lunas.

Las jugadoras de baloncesto explican que Brittney Griner y otras estrellas de la competición buscaron un apodo jugando en Europa durante los meses de inactividad de la WNBA. Griner fue condenado en agosto de 2022 a nuevos años de prisión por estupefacientes durante meses ante la policía en un aeropuerto cerca de Moscú con cartuchos de cannabis que podían utilizarse para uso personal. Fue liberado en diciembre de 2022 en un intercambio penitenciario.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_