La última batalla europea de Rudy, Llull y Sergio Rodríguez, tres eternos ‘viejitos’ | Baloncesto | Deportado

Euroliga – el final – jornada 1

Real Madrid

Panathinaikos

El Madrid frente a la historia. Otros tiempos. El conjunto blanco continuó esta noche (20.00 horas, Movistar) ante el Panathinaikos en la XII Copa de Europa de Baloncesto, ampliando dos títulos seguidos por primera vez a los 56 años, desde 1968, y rompiendo la maldición que impedía al campeón de la fase regular coronación de la Euroliga. Para volver a abrir la enciclopedia, ningún club recoge tres leyendas como Rudy Fernández, Sergio Llull y Sergio Rodríguez, la Trinidad madrileña, las tres estrellas que vivirán ahora la última noche europea vistiendo la camiseta blanca. Rudy se retirará con 39 años al final de esta temporada, se llena el cuerpo de tiros después de una carrera al límite del físico y la pasión, y Llull (36) y Chacho (37) se retiran y su futuro está en el aire. Cuanto más se intente seguir con el escolta balear para otro momento, más tarde habrá que seguir al base canario en breve. En Berlín, a pesar de la Europa actual, parte del escudo, el último baile juntos después de muchas batallas. En cada uno de ellos se vieron los tres laureles de la Euroliga.

“Así fue la primera final. Vivo mucho y ahora quiero competir y disfrutar porque esto se hace”, resume Rudy Fernández, el intendente de la trilogía. En Berlín el Eurobasket de 2022 se elevó a los cielos investido como el gran capitán de una selección muy renovada que ha aprendido al mundo entero. Ahora saborea los últimos momentos de una historia titánica que quiere completar con otra Euroliga y con el éxito de convertirse en París en el único futbolista de la historia que disputa seis Juegos Olímpicos. «Me alegraría sobre todo por Rudy si nos encantara la segunda secuela», comentó Chus Mateo ayer. “Haré todo lo posible para que Rudy conserve este título”, coincidió el gigante Tavares. Tras destrozar el oro ante Howard en la final de Pekín 2008, Rudy fue reciclado en un compendio de inteligencia. Esta vez sólo sumó cuatro puntos en dos canastas en toda la fase regular de la Euroliga (sin título), protegiéndose de los tiros y despejando el perímetro: 20 triples.

Llull fue el héroe de Kaunas, el autor de la canasta que financió al Olympiacos con un fallo de 3,2 segundos, sus únicos dos puntos de la noche. “He visto una montaña allí antes. Es algo con lo que todo el mundo sueña. Querré volver a jugarlo. Ya me conoces, en estos momentos no quiero esconderme”, dice el oyente, “el mejor jugador del mundo en el último segundo”, según Tavares. Como Rudy, jugó con la calculadora (dos veces titular en 28 partidos de la liga europea) para seguir hasta este curso final. Por el camino acumuló récords entre otros, como el de superar a Navarro como máximo jugador de triples de la Euroliga, ya con 630 bingos, y el de ser el máximo anotador de la Final Four de esta temporada: 207 puntos. Sólo Kyle Hines (425) encabeza los partidos del torneo (405). “Estoy bien. Seguiré si está el Real Madrid”, advierte sobre sus intenciones.

La magia continúa en manos de Chacho Rodríguez. El curso pasado fue decisivo para remontar en cuartos de final ante el Partizán con 18 puntos en el quinto partido (con cinco rebotes de Rudy y dos triples terminales de Llull) y hoy es líder en asistencias en esta fase final del campeonato del año. 2000 (70 por los 67 de Llull). “Es una maravilla ir al Chacho con el corazón, recorriendo el campo. Nunca tuvo un gran físico, pero daba clases magistrales como el juego, como el partido. Es una alegría. Estamos atendidos y cómodos”, comenta Chus Mateo.

“¡Me encantan los viejos!”, escribió en el pasado el exmadridista Andrés Nocioni tras las hazañas del Madrid ante el equipo de Belgrado. “Las reglas de la vieja escuela”, le responde Llull en las redes sociales. “Hay que disfrutar de estos dirigentes”, afirma Campazzo.

Chus Mateo vuelve a los tres maestros: “Solo les guardo buenas palabras por cómo transmiten las ganas de ganar en el vestido, cómo se abren a sus compañeros cuando se equivocan y cómo guardan una palabra de alma cuando la necesitan , y cómo son capaces de aprender el peso de las mil batallas que llevan en sus muelles. Los tres se han adaptado a un calendario de 90 partidos transformando sus corazones. Cambió tu juego cuando cambió tus características físicas. Es para cerrar el sombrero. Chapeau”.

Tiempos y televisión. Partido por el tercer puesto: Olympiacos-Fenerbahçe (17:00 horas, Movistar). Final: Real Madrid-Panathinaikos (20:00 horas, Movistar).

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_